jueves, 19 de noviembre de 2009

Hola día!

Querido diario

Las cosas están un poco diferentes a como las había dejado. La casa está igual, pero se siente otro ambiente, el de una nostalgia eterna que va tapizando las paredes, se queda entre las rendijas del suelo y da una ligera pesadez en el aire... será simplemente que mis ojos aún no se acostumbran a tanta luz.

Ya no sé si lo que quiero es dejar de querer o si lo que no quiero es seguir queriendo con todas las energías de mi ser. Pero me da la impresión que no quiero ninguna de las dos opciones en este momento en que el pasado viene a despintar todo lo que me tomó tanto decorar. Ya no duele, pero jode de tal manera que lo que yo creía conocer se me hace ahora incomprensible.

Vamos a jugar a que todo está bien? Vamos a cantar la canción que nos hacía compañeros hasta la muerte? o vamos a morir sin cantar y dejar que el juego se vuelva la realidad que soñamos??

No hay comentarios:

Publicar un comentario