miércoles, 29 de julio de 2009

Rojo y blanco


Hoy me dijeron que está garuando en Lima. Imagino mi casita de cartón con las gotitas casi imperceptibles y con el aroma a tierra mojada inundando el patio de atrás.
Con la distancia uno va sintiendo mucho más la falta de las cosas cotidianas que antes estaban al alcance de la mano y que ahora se ven y añoran como tesoros sin precio.

Como las Fiestas Patrias y ese discurso anual que nos decía que la bandera es Rojo y Blanco por la sangre derramada por nuestros compatriotas en búsqueda de la paz para nuestra Nación.

Tema a analizar con más calma y menos nostalgia.

Ahora simplemente añoro las ferias que se realizan en el Centro por la conmemoración de estas fechas! los anticuchitos, los choclos gigantes con quesito fresco, las niñas disfrazadas de Tapadas Limeñas, o de Valentinas de Oro. Un buen Pisco para disimular la garuita, y un corro de amigos aprovechando los feriados.

Actualmente tengo la nacionalidad de la Patria Granda, pero el primer amor no se compara con nada!! Arriba Perú! adorable en todo sentido, país generoso, Bello durmiente!
Mi nostalgia se viste de rojo y blanco.

Con tanta añoranza sólo deseo tener cerca las cosas que más quiero, no conozco persona que haya visitado mi país y no haya quedado enamorado de algo que nosotros tenemos todos los dias. En Lima por ejemplo, luego de un súper día de trabajo, yo volvía a casa viendo la línea gigante del Mar de Grau, igual de hermosa en verano que en invierno, con sol o frío, con neblina o cielo celeste (que es lo menos pero es)... el mar inmenso protegiendo mis quimeras.

Vamos adelante que es la única y mejor opción y a festejar las cosas buenas, que las malas las resolveremos en breve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario