martes, 9 de junio de 2009

Nostalgias

No tengo ninguna conexión con el tango. Reformulo: no tengo ninguna conexión directa con el tango. Recuerdo muy vagamente a mi abuela La Negra bailando tango en alguna reunión familiar, pero si recuerdo claramente a mi mamá contándonos cómo su madre aprendió sola el tango a cantarlo y a bailarlo, por una cuestión de simple cariño. La verdad es que yo la recuerdo cantando sus boleros y haciéndonos cantarlos.

Cuando llegue a Buenos Aires a vivir, resultó que ninguno de mis conocidos bailaba o cantaba tango, a todos les "embolaba" cosa rara!! pero "es lo que hay".
Ahora, desde que estoy tomando las clases de canto, he aprendido a sentir el tango de otra manera, más allá del cariño que ofrece per se, y más allá de mi Clave de Sol que canta con todas las fuerzas los tangos más tangueros, más allá de la reminiscencia de mi abuela que sin querer se hace presente, el tango me está envolviendo en una nube de notas musicales, lamentos y llantos que me estremecen con suavidad.

Poquito a poco va llegando a lo más profundo de mi.
Ahora estoy ensayando la canción del título. Cada versión más linda que la otra, para muestra un botón.

http://www.youtube.com/watch?v=vaXwGALpR9A

No hay comentarios:

Publicar un comentario