viernes, 5 de junio de 2009

El infierno tiene sótano


Hoy descubrí en una conversa que Dante estaba equivocado y que no tenía ni idea de lo que realmente es el Infierno... Las razones que me dieron para tal descubrimiento fueron muchas, entre ellas el desamor y el dolor de perder lo que uno más quiere en la vida.

Pero no es cualquier "perder" sino es aquel perder que está relacionado con el ultrafamoso dicho "uno no sabe lo que tiene..." y bueno, ese perder es mucho más doloroso que cualquier otro, pues implica haber tenido posición de eso que se perdió.

Luego de la pérdida uno va cayendo, claro! una vez que cae en cuenta de la pérdida, obviamente...
Se hace reinante el sueño, las ganas de dormir y no estar en contacto con la realidad, pues se ha perdido lo que más se quiere y no hay nada peor que eso. Vamos camino al infierno, un infierno que nosotros fuimos armando. Caer, caer, caer, bajar, bajar, soñar es lo mismo que caer, y caer es lo mismo que huir. El infierno no tiene piso. Pero tiene sótano. No alcanzan los golpes para salir de ese fondo. No hay llaves que abran las puertas que fuimos cerrando detrás de nosotros. Y lo peor de todo es que perdimos lo que más queremos y que muy probablemente es lo único que nos puede hacer salir del lugar en el que caímos.

Dante y Beatríz están separados. Yo quisiera que estén juntos. Yo quisiera que no hubieran infiernos o cielos de por medio.

... Es así cuando me envuelve la nostalgia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario