martes, 2 de junio de 2009

Chocolate, tequila y canela

La genet se rie, trabaja, corre, vuela, tienes auditorias internas, tiene problemas existenciales, tiene cero preocupaciones, tiene adicción al café, tiene estampitas de colores en los bolsillos, tiene un llavero que adora, tiene un peluche que adormece sus noches, tiene un lunar en la frente, tiene una carta de prehistoria que aún guarda con amor, tiene sonrisas, tiene dolores de muelas...
La gente llora, sufre, se aisla, divaga, viaja, se queda, se resfria, se alegra de ver a un amigo luego de mucho tiempo, se enoja, se deprime, se enamora, se va a bailar, se va de excursión a la selva, se despierta un día sin saber en qué cama está, se duerme con la conciencia limpia, se depila las cejas, se cambia el color de la sonrisa, se detiene a buscar un abrazo...

Soy parte de la gente, soy una constelación de estrellas que ubica a marineros, soñadores y algún que otro inocente y crédulo coleccionista de experiencias.

Viajo sin reloj. Siempre pierdo las llaves aunque siempre las tengo prendidas de la ropa. Siempre olvido los detalles pequeños. No reconozco a personas que sólo vi una vez en mi vida, pero soy incapaz de olvidarme de las voces de las personas de las cuales no recuerdo su rostro. Nunca olvido una linda sonrisa. Nunca miento. Canto cuando tengo mucho frío esté en el lugar en que esté. Odio cocinar, pero lo hago bien. No me gustan las matemáticas, pero soy muy buena con cálculos, fórmulas y todo eso. Me encanta aprender mil idiomas, pero soy muy floja para recibir instrucciones cerradas, por eso repetí Latín, es vox populi! pero nadie lo sabe.
Adoro el chocolate, y no puedo detenerme si empiezo a comer un pedacito. La única manera en la que puedo conciliar el sueño es boca abajo. Cuando me rio a carcajadas no emito ningún sonido. Me golpeé el dedo medio de la mano derecha cuando un tomo de Heráldica se me escapó de la mano y me dió de lleno en el dedo. Tengo una marquita de la varicela.
Me encanta que me digan que mi piel es color canela. Me encantan mis rulos aunque los odio cada mañana al despertar. Hay dias en que no puedo fumar ni un solo camel, y otros en que fumo más de lo habitual. Siempre llevo caramelos de menta en el bolsillo del morral.
Canto, rio, lloro, sueño... y a veces suelo volar.

Me duele la ausencia cuando hace frío igual que hoy, cuando siento que estoy demasiado lejos de las personas que quiero, y cuando las personas que quiero me mandan a la mierda sin ninguna razón.
Acepto un tequila a la salida del trabajo...

Acepto también cualquier frase que tenga colores para mi paleta de pintor, cualquier verso que destruya mi nostalgia y mi empeño en querer desanudar cualquier temor.No voy a ningún lado, me quedo en este lugar sin estrellas azules y angeles cantarines.

No voy a ningún lado, me quedo en este lugar sin estrellas azules y angeles cantarines.

No hay comentarios:

Publicar un comentario