martes, 19 de mayo de 2009

Entre un gato y un Mar



Por Clave de Sol


En una casa pequeña, alejada del bullicio, transcurrió mi infancia. Recuerdo los relatos de mi padre sobre nuestra maravillosa cultura y los tiernos cuentos y canciones que nos dedicaba mi madre antes de dormir. Las tardes se llenaban de música cuando mi padre (al mando del rondín) y mi madre (dando la primera voz) nos entretenían, evitando así, que veamos televisión.

A los cuatro años empecé a escribir. Aún guardo tarjetitas de “felicidades” que entregaba para cada fecha especial. Pero si tuviera que buscar y marcar mi primera producción literaria tendría que mencionar un poema que escribí a los ocho años, dedicado a mi gato que una mañana apareció muerto en la puerta de mi casa, fue tal la indignación y la pena que sentí, que le armé un soneto (atormentada por Neruda) en un papel cuadriculado de uno de mis cuadernos. Desde ese entonces sólo escribo cuando realmente quiero hacerlo, cuando algo llama poderosamente mi atención o me hace sentir algo, lo que sea, busco un papel y lo escribo. Suelo empezar por el título y no parar hasta terminarlo o sentir que está terminado. Me dediqué más a poemas, sólo escribí un cuento corto y traté con un guión pero cada vez que lo leo me doy cuenta de que es muy malo. No escribo en cuadernos ni en servilletas y no creo que mi “obra” trascienda, sólo escribo para mi y muchas veces he incluido mis pequeñas obras en tareas para el colegio, el que más orgullo me dio fue un poema muy largo titulado “Cuando despunte el alba” que me valió el 31 en literatura, que me dejó atónita ya que en Perú califican sobre 20 puntos.
El último poema que recuerdo fue “Sobre el mar del norte”, que se lo dediqué a un desamor, los demás están por allí, esperando ser leídos o escondiéndose.

Ahora escribo cartas, a mi familia le encanta recibirlas y a mi me encanta enviarlas, nunca escribí un diario y no pienso tener un blog, y aunque lleguen con 10 días de distancia seguiré escribiendo recuerdos o sentimientos en forma de signos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario