martes, 28 de abril de 2009

Te doy un abrazo

La Quintás siempre dice que los de Libra no se dejan abrazar, ella no se deja, no cuando está de muy malhumor... pero es la que más abraza de los argentinos que conozco, que por cierto, no son tan cariñosos como nosotros peruanos, y ni qué decir de las limeñas mazamorreras!! Uhmmm no sé... será tal vez que conozco a muchas personas de Libra.

En la clase de canto, nos hicieron hacer un ejercicio que al principio me pareció que era como el famoso callejón oscuro de nuestra época colegial: se formaron dos filas de individuos y el que encabezaba tenía que pasar el túnel y llegar al final para después colocarse en alguna de las formaciones. El ejercicio consistía en pasar ese túnel con los ojos cerrados y los que estaban a ambos lados, debían expresar con las manos el aprecio que sentían por la persona que cruzaba completamente a ciegas.
Esto requería de valentía del completo extraño que cruzaba el túnel de completos extraños y que podía esperar cualquier cosa, y valentía de los que conformaban las formaciones, pues todo el resto estaba viendo lo que sucedía.

Luego, hicimos lo mismo pero con una variante, debíamos decir al oído del que pasaba por el túnel, una frase agradable sobre su persona, lo que sea!! desde la apariencia hasta algo más personal, todo en un susurro para que no puede identificar las voces, pues nuevamente había que pasar con los ojos cerrados.

La tercera y última variante, fue que al momento de pasar debíamos cantar un pedacito de alguna canción que dedicaríamos al que pasaba a ciegas.

Fue toda esta locura taaaaaan energizante! tan vigorizante y agradable que no queríamos que termine nunca!
Y es que vamos! es súper agradable dar y recibir afecto, incluso de personas que recién estamos empezando a conocer, y es mucho más agradable sentir el afecto de las personas que adoramos. La sonrisa se queda grabada en el rostro luego de un abrazo sincero, y empieza la cadena: esa sonrisa hace a su vez sonreir a quién la mira.

Sé que hay teorías sobre las reacciones químicas de nuestro cuerpo ante las caricias, abrazos y besos... pero me quedo con las definiciones de mis adoradas abuelas! Mi abuela La Negra, decía cada vez que nos abrazaba que abrazar es como regalar un poquito de paz. Mi abuela La Gitana decía cada vez que nos abrazaba (y tocaba nuestras costillitas diciendo que eran como cuerdas de guitarra) que abrazar es como hacer música.

Hagamos patria! regalemos un abrazo! o simplemente disfrutemos más allá de nuestros signos o nuestras entonaciones musicales.
Vale como ejercicio y como costumbre diaria!

No hay comentarios:

Publicar un comentario