martes, 7 de abril de 2009

25 años


Cuando se es niño uno no sabe diferenciar ciertas cosas, yo recuerdo la horrible sensación que se apoderaba de mi, cuando de improviso a mitad de la noche llegaban los militares a casa a revisar los rincones de mi habitación porque había redada y buscaban terroristas, para mí eso era espantoso.
Lo mismo cuando algunas veces subían al bus encapuchados y nos hacían bajar y se llevaban el enatru que luego usarían para alguna explosión. Yo no distinguía entre buenos y malos, yo sólo me llenaba de miedo... creo que como cualquier persona que vivió esa época de la historia del Perú.
Tampoco entendía por qué mi papá (el revolucionario) terminaba a los gritos con los militares, y por más que en casa siempre trataron de explicarnos o mejor dicho, aclararnos un poco lo que sucedía a nuestro alrededor, nosotras seguiamos sin comprender, sólo sabíamos que era una guerra: los terroristas explotaban coches y entonces los militares los mataban, les quitaban las cabezas y/o manos y las colgaban en el paradero, o alguna otra barbaridad semejante.
Creo que sólamente en mi casa se usaban los términos "terrorismo" y "Estado" en la misma frase: "Fujimori combate a los terrucos con terrorismo de Estado". Yo sólo sabía que el miedo estaba en todas partes, que no podíamos salir tranquilos a la calle, y que no podíamos confiar en aquellos que supuestamente nos cuidaban.

El mismo miedo me acompañó después, cuando en la universidad, en plena democracia y bla bla bla me encontré con cachacos en la puerta de mi salón de clases. El mismo miedo que seguramente tuvo mi profesor dictando clases con los militares afuera, el mismo miedo que sintió mi mamá cuando le conté y el miedo que sentiamos todos los que vivimos ese periodo, teníamos miedo, y el miedo iba más allá de las edades o las pigmentaciones políticas que alguien pudiera tener.

Ergo... ante el miedo la acción: lavé banderas, fuí con velas a la Plaza Mayor, hicimos vigilia para que caiga la dictadura y cayó! de esa época aprendí que no hay que tener miedo, hay que hacer, movilizarse todos juntos, realizar pequeñas acciones que podrán cambiar la realidad... y conseguimos cambiarla! Fujimori cayó!!! nosotros hicimos que caiga!!

Hoy Fujimori fue sentenciado a enormes 25 años por los delitos de La Cantuta, Barrios Altos y los secuestros de dos figuras públicas.
Yo estoy totalmente de acuerdo. Aunque hubiera optado por cadena perpetua.
Queda como precedente por ser el primer ex presidente electo democráticamente que fue procesado, juzgado y condenado en su país por delitos de Estado y contra la humanidad.
Claro que muy conchudamente ha presentado un recurso de nulidad, el cual deberá ser evaluado en un lapso de cinco meses luego de los cuales la decisión será definitiva, posiblemente se amparará a los llamados beneficios penitenciarios los cuales podrían aminorar su condena, cosa que espero que no ocurra nunca, pues como repito yo hubiera preferido que se quede en cárcel lo que le queda de vida, sin escala y sin discurso politiquero de por medio.
Los fujimoristas han amenazado con salir a la calle a quejarse por este "injusto fallo"...(ostras!!!) Keiko ha dicho que apoyará a su papi, y que el fujimorismo está más fuerte que nunca.
Lo que se viene hay que controlarlo sabiamente, hay que dejar en claro que somos lo suficientemente sensatos como para impedir que nuevamente algo semejante a lo que nos tocó padecer con el dictador vuelva a ocurrir. No habrá impunidad, y mucho menos olvido.
Lo más importante de todo, es que no olvidemos que somos una Nación fuerte y que tenemos un país hermoso; no debemos permitir que algo semejante vuelva a ocurrir, hay cerca de 70 000 peruanos desaparecidos producto de la guerra que pasamos en la década del noventa.
Hemos demostrado muchas veces igual que ahora, con este fallo histórico, que como Nación tenemos la capacidad necesaria para surgir de entre las cenizas. Ahora más que nunca no debemos olvidar, y debemos tener en claro que el miedo no nos debe volver a gobernar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario